Depósitos a la vista, ¿Qué son?


Todos tenemos bastante claro el concepto básico de cuenta corriente, por eso cuando nos hablan de que es lo mismo que un depósito a la vista nos desconcertamos un poco. Pero no te preocupes, nada que ver con un depósito a plazo. Las cuentas corrientes (o depósitos a la vista) son lo que todos sabemos.

Tú tienes tu dinero y decides ingresarlo en una entidad, que normalmente te ofrecerá una remuneración o interés por él. Hasta aquí coincide lo que entendemos por cuenta corriente y lo que entendemos por depósito (que son siempre a plazo).

¿Las diferencias? En este caso, el banco tiene la obligación de darte tu dinero o parte de él cuando tú quieras, y sin cobrarte por ello (al contrario de lo que pasa en los depósitos a plazo). Por eso también la remuneración que ofrecen no es demasiado alta.

Otra característica es el “servicio de caja” que presta la entidad, que se compromete a realizar los pagos y cobros que tú le encargues, pudiéndote así despreocupar un poco: ingresos de efectivo, abonos en general, transferencias bancarias, domiciliación de recibos, etc.

Y el dinero que tienes es el que tienes, y no hay más. Es decir, la entidad no te va a dar (a menos que así lo hayáis acordado) más dinero del que tienes en la cuenta. Lo que es, por lo menos, algo más seguro.

Popularity: 4% [?]